Loading...

Será una vez

Será una vez2019-01-11T12:46:29+00:00

Será una vez 2030: una utopía decrecentista, aspira a cubrir un déficit del pensamiento ecologista: la falta de horizontes utópicos que puedan ser estimulantes a la hora de promover el cambio social en pos de la sostenibilidad. Una meta, la sostenibilidad, que, como ha demostrado el mejor conocimiento científico de nuestro tiempo, ya no puede ser conjugada en términos de desarrollo sostenible. Necesariamente un futuro ecológicamente viable tiene que ir unido a la asunción de los límites biofísicos del crecimiento. Y por tanto un descenso planificado de nuestros consumos energéticos y materiales, tal y como expone el Grupo de Dinámica de Sistemas de la Universidad de Valladolid con su escenario 4, que tan bien describe este post de Margarita Mediavilla.

Entre la salvación tecnológica milagrosa que promueve el capitalismo verde, y los escenarios catastróficos manejados por el ecologismo mejor informado, buscamos una tercera opción: imaginar realidades cotidianas concretas, situadas en nuestras ciudades, y proyectadas en un año 2030 en el que una transición ecosocial de signo decrecentista haya vencido. Realidades que animen a pensar el futuro en términos esperanzadores, pues la esperanza siempre ha sido el motor de los grandes cambios sociales.

Este proyecto no nace de cero. Desde hace años el Instituto de Transición Rompe el Círculo ha venido trabajando en esta idea. El resultado lo podéis ver en este archivo web de la iniciativa Será una vez Móstoles 2030, eneste fanzine, en esta acción poética y en el proyecto Hamacódromo popular de Móstoles. Estos enlaces pueden servir de referente inspirador del tipo de invitación que os estamos haciendo. ¡Pero queremos que este juego se nos vaya de las manos! Por eso lo abrimos a personas de fuera de Móstoles, para que imaginen algún aspecto deseable del decrecimiento en su ciudad o pueblo hacia el año 2030. Aunque por supuesto, nos encantará ver como personas de Móstoles añaden más capas, detalles e ideas a este imaginario colectivo en construcción.

Será una vez 2030 quiere estimular (1) ensoñaciones visionarias y delirantes, (2) bajo la idea de la lujosa pobreza, (3) plasmadas de modo creativo y (4) aterrizadas en realidades locales concretas:

  1. Ensoñaciones visionarias y delirantes porque para que emerja lo que nadie conoce hay que darse licencia para imaginar más allá de nuestras rutinas mentales.
  2. Lujosa pobreza porque necesitamos vidas más pobres en términos de impacto ecológico, pero mucho más ricas en otros aspectos, como los cuidados, la creatividad, el juego, el tiempo libre, la comunidad, el sexo o el amor.
  3. Plasmadas de modo creativo porque los códigos del arte, la literatura, la poesía o cualquier otra forma de creatividad son mucho más sugerentes y efectivos que los discursos racionales.
  4. Aterrizadas en realidades locales concretas porque lo específico de nuestras ciudades y pueblos interpela de modo más intenso que las referencias abstractas o imaginarias.

Para lograrlo se nos ha ocurrido lanzar un concurso de imaginación utópica creativa. Lo hemos organizado en seis categorías:

  1. Texto en prosa (relatos, cuento,artículo periodístico…)
  2. Poema.
  3. Creatividad gráfica (dibujo, pintura, fotografía, montajes, collages).
  4. Música.
  5. Video.
  6. Inventos 2030 (todo tipo de ingenios,tanto físicos como institucionales, basados en tecnologías blandas y baja energía).

Las bases las podéis consultar aquí. Cada categoría tendrá un único premio simbólico en especie valorado en200 euros: 100 euros para la compra de libros en la librería Delirio y 100 euros para la compra de comida ecológica en la tienda Recológica. Dos pequeñas joyas de comercio local mostoleño comprometidas con la transición ecosocial. Como entendemos que la victoria es lo de menos, porque el concurso es una excusa para generar un archivo utópico decrecentista, y para animar la participación, iremos exponiendo anticipadamente algunos de los materiales recibidos para calentar los ánimos utópicos. Y mucho más importante que los premios, todo el material recibido será expuesto en la web del proyecto y difundido en redes, ya que todo el proceso funcionará bajo licencia creative commons. Por cierto, si no eres de Móstoles y ganas un premio, y no quieres venir a visitar el centro del Universo, ¡podrás hacer tu compra online y te la enviamos a casa!

En un futuro, si los resultados son interesantes, y no tendemos ninguna duda de que así será, el Instituto de Transición Rompe el Círculo se compromete a buscar los recursos para la edición, tanto en papel como en digital, de una antología de los materiales recibidos más sugerentes, que se distribuirá posteriormente sin ánimo de lucro.

Será una vez 2030 porque será una vez que ganaremos. Y lograremos construir una vida buena, al alcance de todas y todos, en un planeta finito.